Santa Fe: 0342 4583635
Rafaela: 03492 502035

Cirugía de nariz (rinoplastia)

Es una intervención quirúrgica destinada a la corrección de características nasales no deseadas, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial. Es una de las operaciones más frecuentes que realiza el cirujano plástico.

Cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de cada persona. En este tipo de cirugía estética el diálogo con el paciente para contrastar sus deseos y perspectivas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención es especialmente importante. Además de ser un elemento clave en la estética facial, la nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran trascendencia. El cirujano deberá tener presentes en todo momento ambos conceptos, el funcional y el estético, y considerarlos como un hecho inseparable.

Existen dos formas de llevar a cabo esta intervención. La más común es la que denominamos rinoplastia cerrada: la operación se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma la piel y las membranas se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada.

Para aquellos casos con mayor grado de dificultad como la modificación de grandes deformidades de la punta, se realiza la llamada rinoplastia abierta: mediante el corte de las membranas de la punta y el dorso, el cirujano accede directamente a las estructuras de la nariz. Este tipo de intervención deja una pequeña cicatriz en la base de la columela.

La rinoplastia no siempre es una cirugía reductiva. Hay pacientes que necesitan aumentar el tamaño de su nariz para dar más relieve a la punta, para levantar un dorso hundido o para corregir deformidades tanto de origen congénito como traumático. En estos casos, el cirujano suele recurrir a injertos con tejidos del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

Esta cirugía se lleva a cabo con anestesia general, con una duración de 2 horas aproximadamente.

Se le pedirá que duerma con la cabeza levantada por 2-3 días. Sus puntadas estarán por dentro de la nariz y se deshacen sin que usted lo note. Usted respirara por la boca mientras tenga el empaque nasal y esto se resolverá cuando se le sea retirado. El maquillaje cubrirá la mayoría de los moretones en 7-8 días. En situaciones normales, usted podrá manejar entre el cuarto y quinto día.

Después de 7 a 10 días la mayoría de los pacientes retornan a su trabajo (si sus actividades normales son extenuantes o su recuperación es más lenta, requerirá más tiempo). Se le hará revisiones periódicas para asegurarse que todo vaya según lo planeado. Afortunadamente, las complicaciones significativas de la rinoplastía son poco frecuentes.

Cada año, decenas de miles de personas en todo el mundo se realizan este procedimiento y están muy contentos con los resultados. Sin embargo, cualquiera que está considerando realizarse este procedimiento debe estar claro en sus beneficios y sus riesgos.

Recuperación

Cuidarse del sol es importante durante su recuperación ya que los rayos solares pueden perpetuar los moretones por muchos meses, oscureciendo. Esto se evita con el uso de bloqueador solar y el uso de sombrillas o sombrero mientras los moratones desaparezcan.

Información

Rinosplastia

una intervención quirúrgica destinada a la corrección de características nasales no deseadas, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial. Es una de las operaciones más frecuentes que realiza el cirujano plástico.

Intervencion diferenciada

Cada caso es diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de cada persona. En este tipo de cirugía estética el diálogo con el paciente para contrastar sus deseos y perspectivas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención es especialmente importante.

Estética facial

La nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran trascendencia. El cirujano deberá tener presentes en todo momento ambos conceptos, el funcional y el estético, y considerarlos como un hecho inseparable.

Tipo de intervención

Existen dos formas de llevar a cabo esta intervención. La más común es la que denominamos rinoplastia cerrada: la operación se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma la piel y las membranas se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada.

Envíame un WhatsApp