Santa Fe: 0342 4583635
Rafaela: 03492 502035

Tratamiento de la hiperhidrosis axilar y palmar

Transpirar es un fenómeno fisiológico normal de nuestro organismo destinado a mantener estable la temperatura del cuerpo en 37 grados centígrados; a través del sudor se elimina el calor sobrante. Cuando este mecanismo se altera, se produce un exceso de sudor en algunas partes del cuerpo y este trastorno se conoce como «hiperhidrosis».

Se estima que el problema afecta al 3 por ciento de la población; y si bien no es una disfunción que presente riesgos importantes para la salud, representa una situación muy molesta que afecta la calidad de vida de quien la padece.

La hiperhidrosis puede ser primaria o secundaria. La primaria suele comenzar en la infancia o adolescencia. Se caracteriza por una respuesta exagerada de las glándulas a estímulos que pueden originar el sudor como el estrés emocional, calor o el esfuerzo físico. Las glándulas son normales pero por cuestiones genéticas la respuesta nerviosa que regula la secreción glandular está exacerbada. El 30 a 60% de los casos registra antecedentes familiares. El exceso de transpiración remite durante el sueño.

La hiperhidrosis secundaria ocurre como consecuencia de problemas de tiroides, diabetes, obesidad o durante la menopausia.

La hiperhidrosis axilar es el tipo más frecuente de hiperhidrosis, alcanza el 60% de los casos. La sudoración excesiva en las axilas se desarrolla por la hiperactividad de las glándulas sudoríparas de esa área y provoca que el individuo se sienta no higiénico teniendo que cambiarse la ropa varias veces al día.

Un tratamiento sumamente seguro y efectivo para tratar la hiperhidrosis axilar es la aplicación de Toxina Botulínica (Botox o Dysport), que bloquea la actividad de las glándulas sudoríparas.

La toxina botulínica se aplica a nivel local mediante micropunturas en la dermis.

Es un procedimiento sencillo, rápido, no doloroso y no necesita anestesia local. Lo realiza el Cirujano Plástico en el consultorio y los pacientes permanecen libres de transpiración por un lapso de 6 a 9 meses.

Transcurrido dicho plazo se aplica obteniéndose resultados más prolongados.

Envíame un WhatsApp